sábado, 26 de enero de 2013

Hola a todos:
Me llamo Marcelina y quizás algunos de vosotros ya me conozcáis por escribir las aventuras y desventuras en "Desde el Mocho de Marcelina".
Para aquellos que no me conozcan, os pondré al día.
Soy una tortuga de trapo que como tal, no pago impuestos, no trabajo, no necesito de la Seguridad Social,ni asistir a una escuela, no como ni bebo ni necesito nada de todo lo que los humanos necesitáis para vivir y por consiguiente supone un gasto para el  Estado, máxime si además sois de la clase obrera, trabajadora o como algunos pensaron que eran "Clase media".
Es por eso que carezco de miedo a perder nada, puedo expresar libremente aquello que quiera, pues no me van a detener ¿ verdad? ni censurar...bueno eso no lo tengo tan claro.
Observo como os modela el Sistema desde  fuera de él, como os toma el pelo y la estrategia que sigue para que sigáis sus pautas a pesar de que creáis que no lo hacéis; lo tienen todo pensado y calculado...
Lo bueno es que puedo declararme ANTISITEMA sin ningún problema, no soy una amenaza.
Lo malo es que no soy una tortuga normal, soy especial, me oirá todo aquél que tenga la suficiente dignidad y conciencia para ello, aquel que deje en libertad su mente para poder oír mis pensamientos. He  aprendido muchas cosas y  he pasado de estar en una simple estantería a un despertar a todo aquello que pasa por mis pequeños ojos negros.Y lo malo para ese sistema de no ser una tortuga normal, es que he aprendido a pensar. Desde el 2007 he mantenido largas conversaciones con la señora "M",ella me ha enseñado a ver el otro lado...que no es precisamente el lado oscuro, sino el más claro y luminoso que cualquiera puede ver si es capaz de pensar y así poco a poco y día a día he comenzado a experimentar aquello que los humanos denomináis emociones y sentimientos.
No fue fácil aprender a pensar como vosotros, pues la verdad es que no os entiendo y esto es quizás lo que me hace seguir expresando mis pensamientos y que M pone en letras. Podréis leer aquellas conversaciones que mantenemos entre las dos y como mantenemos en muchos momentos discrepancias de opiniones para tratar de llegar a un consenso y que a la vez vosotros dediquéis unos momentos para pensar en aquello que debatiremos.
Como buena Bloguera necesitaremos de vuestros comentarios y opiniones para seguir en esta nueva etapa.
Y sin más preámbulos os doy la bienvenida a este sitio donde solamente hay un requisito indispensable para poder acceder a él.
No digáis nada que a vosotros no os gustaría que os dijeran y mostraros libres en todo momento, pues quizás sea el único momento en el que podréis serlo...
Una dulce caricia de

MARCELINA y la señora M


No hay comentarios:

Publicar un comentario